Lurín, el primer distrito industrial en alza


21 de Diciembre del 2016

Corría el mes de setiembre del 2014 cuando el Consejo Metropolitano de Lima habilitó la anexión urbana de Lurín. No era una novedad, desde 2011 grandes industrias e importantes participantes del mercado inmobiliario habían colocado sus apuestas en el distrito sureño por sus cualidades que lo podrían catapultar como un clúster logístico (cercanía a Lima, acceso inmediato a la carretera Panamericana y precios más bajos que los distritos céntricos).

Más de dos años después, el panorama se ha aclarado y empiezan a divisarse en el horizonte las posibilidades que brinda la planificación urbana: mayores puestos de trabajo (180,000 nuevos empleos proyectados según la Municipalidad de Lima), mayores rentas para el distrito de Lurín y el mantenimiento del atractivo campestre gracias al plan de habilitamiento de 334 hectáreas de áreas verdes.

GRANDES INVERSIONES

Uno de los proyectos bandera de Lurín es el nuevo terminal logístico que DP World ha construido para ganar mayor eficiencia en su gestión de contenedores. Ubicado en el km. 35 y con un costo de US$ 14 millones permitirá atender las demandas logísticas de las empresas importadoras y exportadoras instaladas en el sur de Lima.

La empresa logística del Grupo Romero, Ransa, también se ha hecho presente y su inversión de US$ 60 millones en la construcción de un centro logístico automotriz se encuentra en marcha.

OPORTUNIDADES

El potencial de Lurín como clúster logístico está vigente, factores como: el aumento poblacional de la ciudad de Lima, el crecimiento sostenido de la agro-exportación (que requiere almacenamiento y procesos de maquila) y las nuevas tendencias de comercio empujarán a las empresas industriales y logísticas a espacios especializados donde incluso por seguridad se asienten las industrias.



Lurín, el primer distrito industrial en alza